Mi primer mal viaje cannábico fumando «Charas»

Si te llama la atención el cannabis y en particular las extracciones, quizás alguna vez hayas escuchado hablar del “Charas”. El “Charas” no es otra cosa que resina extraída de la planta de una de las formas más artesanales o primitivas que pueda ejercer el ser humano. Y es que basta con tomar literalmente ramas enteras de una planta de cannabis, recién cortada, y frotarlas hasta que toda o gran parte de la resina quede impregnada en las manos. Y atención con el «hachís», si vamos a ser técnicos, el “Charas” no entraría en esta clasificación, pues el «hachís» normalmente se hace con los las flores de una planta ya cosechada, seca o, en otras palabras, una planta muerta.

Yo personalmente conocí sobre el “Charas” cuando aquel sábado de octubre 2019 emprendí viaje hacia Santa Helena, Antioquia, con mi primo Andrés, para ir a visitar a un francés que conocimos en un festival cannábico ese mismo año, un francés de nombre Sylvain y más conocido por sus amigos como «Soly». Aquel día íbamos a grabar el capítulo 15 de nuestro podcast sobre «Genéticas del Cannabis». Este francés resultó ser una excelente persona, conversador, amable, tomamos un café en su cabaña en medio del bosque natural que rodea Santa Helena e iniciamos esta interesante charla. Durante esa charla, entre muchas cosas, hablamos del “Charas” y me sorprendió en gran manera darme cuenta de que cada vez que yo manicuraba una de mis plantas… todos esos residuos que quedaban en las tijeras y que yo al final siempre quitaba con alcohol, esos residuos…. eran una de las extracciones más legendarias o primitivas en la historia del cannabis, con origen según datos desde la antigua India.

Después de estos apuntes de historia y contexto, quisiera adentrarlos un poco a lo que fue mi experiencia con el “Charas”. Cuando Andrés y yo grabamos el capítulo de cierre de primera temporada de La Voz del Cannabis Podcast(capítulo 24) justo ese día que grabamos mientras cortábamos una hermosa planta de flores moradas, que viene siendo cruce propio de “Red Og Kush” de Don Vito Seeds X “Frisian Duck” de Ducth passion seeds… y también cortando una planta de flores negras que se llama «Oriente Frutal», justo ese día, tuve en cuenta la charla con mi amigo Soly. Ese día no limpie las tijeras, el resultado fue una hermosa bolita de “Charas” que fue recogido por el roce con la tijera, la cual hizo el «trabajo sucio» durante esas hora y media o dos horas que Andrés y yo estuvimos manicurando. Esa noche, después de grabar el capítulo, llegue a la casa, saque la bolita de “Charas” de las tijeras y la puse en el fondo de mi grinder o «rascador», como decimos acá en Colombia, junto con el poco kief que tenía de las flores que ya venía triturando.

La noche del 7 de Abril de 2020, en pleno contexto del virus COVID-19 o Corona Virus… que tiene parado a más de medio mundo en este momento, ese virus al que hasta le escribimos un poema que es el capítulo 25 de nuestro podcast, esa noche decidí probar el “Charas” por primera vez… Tomé la pipa de vidrio que me regaló mi mamá, que es una de mis reliquias más preciadas, ustedes no se imaginan lo que significa que la mamá de uno lo apoye en su emprendimiento cannábico y mejor aún, que no tenga ningún problema con su consumo de cannabis… pero bueno, eso es tema para otro artículo o para otro podcast… el caso es que tomé mi pipa de vidrio, me di unas caladas, o unos «plones» como decimos acá en Colombia, pero de una Auto Amnesia que me quedó una maravilla después de curada…así inicié… me di unos «pipazos» de auto amnesia, mientras escuchaba algo de música instrumental y me relajaba en la habitación, pero luego recordé que tenía el “Charas” en el grinder… Tomé esa «piedrita de color oscuro» y después de limpiar las cenizas de amnesia de mi pipa, puse la piedrita de “Charas” y le di fuego…

Fumar “Charas” es una experiencia única: el sabor es como de un dulce, el efecto en la garganta es suave, algo así como si se estuviera vaporizando, o por lo menos así lo sentí yo… el efecto en un inicio no lo sentí tan potente, quizás porque previamente había fumado yerba común… y la experiencia interesante, por no llamarla traumática, vino después…

Resulta que eran casi la 1 am, en efecto ya era 8 de Abril, y decidí acostarme ya con un buen viaje encima, me sentía relajado y tranquilo para dormir, me acosté en la cama, cerré los ojos y lo siguiente que recuerdo es que sin saber cuánto tiempo pasó volví a abrir mis ojos con unas ganas tremendas de orinar, me paré de la cama y caminé hacia el baño con un buen viaje ancestral encima pero todavía agradable….y cuando estaba en el acto dentro del baño, justo cuando estaba a punto de acabar, sentí que TODO mi mundo se movió, todo me daba vueltas, me tuve que sostener de la pared, las luces se opacaron, y yo me decía a mí mismo «qué es esto?, un mal viaje?, pero si nunca me había pasado, solo un “pipazo” de amnesia, llevo haciéndolo toda la semana…, será que fueron esos dos tragos de ron dominicano, ese maldito ron seguro estaba vencido…» en fin, de todo pasó por mi cabeza, terminé de orinar y me dirigí al lavamanos y mientras me lavaba las manos…. lo siguiente que recuerdo fue a mi mamá tocando la puerta del baño y yo con la rodilla derecha raspada echando sangre y sentado en el suelo del baño con la cabeza apoyada en la puerta…. mi reacción inmediatamente fue de susto, me dije a mí mismo «jueputa, me desmayé…. pero si yo nunca me había desmayado en la vida, en serio me dio la pálida?.», me terminé de lavar las manos, salí del baño, mi mamá me vio la cara y me preguntó que qué me había pasado, que estaba pálido, que si me había caído porque escuchó un estruendo muy fuerte en la puerta del baño, que obviamente era yo golpeándola con la espalda. Di unos pasos fuera del baño y me sentí muy mareado, con dificultad para respirar, estaba pálido, mi mamá fue muy enfática en eso… me acosté en la cama, le dije a mi mamá que no sabía qué me pasaba, que pensaba que era el ron que me había tomado, que si me traía una galleta con mermelada o algo dulce que sentía que el cuerpo me pedía dulce… mi mamá me trajo la galleta y un vaso de leche, fui capaz de comer solo media galleta y medio vaso de leche, el cuerpo no me daba para más, finalmente caí dormido…

Al día siguiente caí en cuenta de que lo único diferente que hice esa noche de un par de tragos y algo de marihuana fue fumar “Charas”, ¡la extracción milenaria proveniente de la india!, claro que sí!, inmediatamente le escribí a mi amigo Soly, el francés que les hablé más atrás y me respondió literalmente con estas palabras: «el Charas es muy muy muy poderoso y a veces puede pegar muy duro y más que todo si no tienes la costumbre de eso».

Siempre le he tenido respeto a las extracciones y a los comestibles, les confieso que nunca me he dado ni un dab, pero con esta experiencia del “Charas” me he dado cuenta de que el mundo de las extracciones hay que tomarlo con calma, es importante investigar el tipo de extracción, cual es la dosis adecuada para mí que soy inexperto, que solo he fumado yerba pura. El mundo de las extracciones es un mundo muy interesante y definitivamente hoy en día tiene muchos adeptos, si eres inexperto en este mundo te aconsejo que vayas con cuidado, ya que fácilmente puedes tener un mal viaje y ser noqueado, tal como me pasó a mí.

Me gusta escribir sobre mis experiencias, sean buenas o malas para que las demás personas aprendan y puedan mejorar su vida. Somos una comunidad y nos debemos apoyar todos, nada ganamos con que unos pocos se queden con el conocimiento guardado.

Christian Restrepo

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *